X

Fimosis

La fimosis es un estrechamiento del prepucio muy doloroso

La fimosis es un estrechamiento del prepucio que puede tener diversos grados de gravedad y que hace que sea difícil y muy doloroso destapar plena e independientemente el glande. La cicatriz inelástica formada, de hecho, impide el libre movimiento del prepucio, haciendo que cause dolor no solo durante las relaciones sexuales, sino también en las operaciones normales de higiene diaria.

En caso de formar el prepucio para superar el glande, puede causar laceraciones en la piel y las posteriores cicatrices, provocando un empeoramiento de la situación.

 

Tipos de fimosis

La fimosis puede tener un doble origen. De hecho, se habla de fimosis congénitaadquirida.

La congénita está presente desde los primeros años de vida con la reducción del prepucio de los niños. En los primeros años de vida está presente una fimosis llamada “fisiológica” con adherencias glande/prepucio que normalmente se supera con el crecimiento o con pequeñas dilataciones no traumáticas del prepucio.

En muchos casos la solución se puede lograr con ejercicios adecuados que permiten que el prepucio recupere su elasticidad.

En la fimosis congénita, sin embargo, hay varias escuelas de pensamiento entre los pediatras. Lo importante es seguir siempre las indicaciones del médico de confianza, sin forzar nunca la situación.

La adquirida, en cambio, se produce en edad adulta y es el resultado invalidante de una inflamación del prepucio (balanopostitis) causada por un agente microbiano (bacterias y/o hongos) que se resuelve con terapia médica. La solución del problema de la infección, sin embargo, a menudo produce un estrechamiento y una cicatrización del prepucio que se llama fimosis.

Además, en función del grado de gravedad, se puede hablar de fimosis leve / relativa o completa.

La fimosis leve es la forma menos grave, ya que permite destapar parcialmente el glande. Por lo tanto, hay un deslizamiento parcial del prepucio.

En este caso, la cura inmediata de la fimosis se recomienda especialmente para prevenir la posible aparición de una parafimosis. Si, de hecho, sobre todo durante las relaciones sexuales, el prepucio se desliza hacia la base del glande, el anillo cicatrizal presente podría convertirse en un “lazo” que irá a meterse en la ranura inferior del glande, lo que impide el retorno del propio prepucio. La parafimosis requiere una acción urgente para evitar que esta situación impida la salida de la sangre del glande.

La fimosis completa es el caso más grave. En caso de fimosis completa es imposible destapar el glande aunque el pene esté flácido. En este caso, el prepucio no puede fluir libremente y esto no permite una correcta limpieza del glande, puede causar dificultades en la micción e impide la posibilidad de tener relaciones sexuales normales.

Los problemas de la fimosis son:

  • de tipo higiénico, por la dificultad de acceder al glande;
  • de tipo funcional, ya que hace que cualquier actividad sexual sea dolorosa y, a veces, dificulta la micción;
  • de tipo sanitario, por la reproducción de daños sujetos a la reinfección y a la formación de nuevas cicatrices. También existe el peligro de que evolucione hacia la parafimosis (estrangulamiento del glande);
  • de tipo psicológico, porque perturba las relaciones sexuales normales imponiendo el uso de lubricantes o preservativos para tratar de calmar el dolor.

Sìntomas

El diagnóstico de la fimosis es hecho a menudo por el propio paciente, que nota el estrechamiento del prepucio. Dependiendo del grado de fimosis, el estrechamiento puede variar y por lo tanto ser necesaria la observación clínica. Siempre se recomienda consultar a un médico para que evalúe el caso.

Los síntomas relacionados (aunque no son exclusivos) con la fimosis pueden ser:

  1. Dolor en el pene
  2. Dolor durante las relaciones sexuales
  3. Disfunción eréctil
  4. Retención urinaria
  5. Disuria
  6. Úlceras en la piel
  7. Picazón uretral

Complicaciones

La fimosis es un problema anatómico y no puede ser definido como enfermedad o patología. Las complicaciones derivadas de estas características son, por tanto, todas aquellas patologías que encuentran en la fimosis un estado ideal para aparecer. Por lo tanto, hay un mayor riesgo de balanitis (inflamación o infección del glande), postitis (inflamación o infección del prepucio) y balanopostitios (inflamación o infección del glande y de la membrana interna del prepucio). La aparición de estas enfermedades puede ser debida al estancamiento de esmegma y orina en el pene, causado por la fimosis y por la incapacidad de mantener una higiene adecuada de la zona.

Si no se trata adecuadamente, la degeneración de estas enfermedades puede llevar a calcificaciones dolorosas del prepucio.

Por último, el hombre que sufre de fimosis parece estar más predispuesto a infecciones genitales y a formas raras neoplásticas, como el cáncer de pene.

El Tratamiento

Para eliminar la fimosis, la única solución – antes de la invención de Phimostop – era la cirugía, porque los tratamientos médicos basados ​​en cremas antibióticas y/o anti-inflamatorias de uso local son adecuados para resolver la inflamación, pero no la fimosis.

En la práctica, se retiraba el prepucio donde estaba el anillo cicatrizal inelástico mediante la intervención de circuncisión.

Todo esto ocurría hasta la invención de Phimostop, que puede hacer que se evite la intervención de circuncisión.