X

F.A.Q. Phimostop

¿Es verdad que los porcentajes de éxito son muy altos?

Sí, están cerca del 100 % y se han obtenido frecuentemente en casos difíciles, como la fimosis congénita causada por la falta de desarrollo del prepucio en edad infantil.
La información que se encuentra en el sitio y en los textos publicitarios hace referencia a los resultados que se obtienen “normalmente”. Con esto se entiende que estos resultados se obtienen en la gran mayoría de los casos.

Hay casos extraños en los que no se consigue el resultado esperado si hay presencia de patologías accesorias transitorias, como por ejemplo inflamaciones aún no resultas o enfermedades que afectan a todo el prepucio, como por ejemplo un liquen que lo ha atrofiado por completo. En estos casos, antes de usar Phimostop es necesario curar la inflamación siguiendo las indicaciones del médico.

Como prueba de la validez y de la calidad de Phimostop, hay dos importantes premios obtenidos en estos últimos años de actividad:
– la medalla de oro en la 72 ª Exposición Internacional de Invenciones de Ginebra;
– la recomendación del Presidente de la República Italiana;
– la adquisición de Phimostop por parte del mayor hospital universitario italiano para un estudio clínico sin ánimo de lucro.

¿Con qué tuboide debería empezar y con cuál debo terminar el tratamiento Phimostop?

Lleva delicadamente la piel del prepucio hacia abajo, sobre el glande, hasta que encuentres resistencia debido el anillo fimótico. Observa el diámetro de tu fimosis y selecciona el siguiente tuboide más grande: el que puedas introducir sin grandes dificultades ni estrés.

Levanta el prepucio a lo largo del tuboide siguiendo las instrucciones de uso.

Después de varias sustituciones progresivas verás que el prepucio podrá liberar el glande incluso en estado de erección. En este momento se puede interrumpir el tratamiento, incluso aunque no se hayan usado todos los tuboides de la caja, teniendo cuidado de consolidar el resultado obtenido según las modalidades sugeridas en las instrucciones de uso y en cómo funciona.

¿Hasta qué punto del tuboide tengo que levantar el prepucio?

El prepucio, aunque esté sano, puede ser escaso por motivos naturales (no cubre completamente el glande), normal (cubre el glande en estado de relajación y empieza a destaparlo en estado de erección) o abundante (cubre el glande aunque esté en estado de erección hasta que no se lleva hacia abajo voluntariamente o naturalmente durante una relación sexual).

Por lo tanto, un prepucio normal o abundante podrá levantarse hasta las pestañas; uno escaso hasta la mitad del tuboide. El efecto de regresión de la fimosis se obtiene en ambos casos, siempre que se levante el anillo cicatrizal fimótico alrededor del tuboide y no se deje en la parte inferior, fuera de la acción dilatadora de Phimostop. Por lo tanto, es importante prestar atención a levantar también la pared interna del prepucio alrededor del tuboide, y no solo la externa.

¿Después de cuánto tiempo puedo empezar a tener relaciones sexuales?

Inmediatamente después de ver que el prepucio puede liberar el glande incluso en estado de erección y sin esfuerzo, por lo general después de unos días de tratamiento. Pero recuerda que, aunque te sientas curado y libre, el resultado se debe consolidar siguiendo las instrucciones pertinentes.

¿Debo llevar el tuboide de día o de noche?

Puedes usarlo cuando quieras, de hecho, no causa problemas y no tendrás que tomar ninguna precaución especial salvo la fijación de las pestañas con un parche (incluido en la caja) con el fin de mantener el anillo fimótico alrededor del tuboide en la posición correcta.

¿Debo quitar el tuboide para orinar?

No, no es necesario. Solo ten cuidado de que el tuboide esté bien centrado en el glande, de lo contrario puede causar una desviación del flujo.